Resolución 2254 del 2017, Norma de Calidad del Aire

 

En el mes de noviembre de 2017, el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) publicó la Resolución 2254 de 2017, la cual hace referencia de la nueva norma de calidad del aire como parte de la estrategia del gobierno nacional para proteger la salud de los colombianos.

Esta norma incluye aspectos como la gestión preventiva, mediciones en tiempo real, comunicaciones permanentes con la población del área de influencia y niveles para declarar estados de prevención, alerta y emergencia y pareciera que fuera la respuesta a las últimas emergencias ambientales presentadas en el país, pues según el último informe de calidad del aire del IDEAM entre el 2011 y 2015, las zonas con niveles más altos de contaminación en el país son Bogotá, Ráquira (Boyacá), la Zona Minera del Cesar y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Ahora, si bien esta nueva norma fija niveles máximos permisibles más estrictos para los contaminantes criterios, sus principales objetivos son el de crear gestión preventiva, estándares progresivos y fortalecimiento de la medición de calidad del aire, lo cual se hace inminente ya que según datos de Departamento Nacional de Planeación (DNP), los costos por la contaminación del aire urbano representan un 1,93% del Producto Interno Bruto (PIB) del 2015. Esta polución está asociada a 10.527 muertes y 67,8 millones de síntomas y enfermedades, “de ahí la importancia de actualizar los equipos de monitoreo con el objetivo de determinar a mejor escala espacio temporal el estado de la calidad del aire y contribuir a optimizar las medidas necesarias a favor de la reducción de concentraciones”, aseguró el viceministro Botero[1].

Los cambios más representativos que incorpora la nueva norma son la exclusión del parámetro PST como contaminante criterio y la incorporación de mediciones horarias para los contaminantes NO2 y SO2. Estos cambios son producto un análisis minucioso realizado por las respectivas autoridades que incluyó un procedimiento que consistió en las siguientes actividades principales:

  1. La evaluación de la gestión realizada por las autoridades ambientales en cuanto a la representatividad temporal de la información reportada teniendo en cuenta que en los SVCA permanentes debe existir mínimo una cobertura temporal de 75% al año con respecto al total posible de datos válidos a obtener.
  2. La determinación del cumplimiento normativo mediante la comparación de las concentraciones de los contaminantes criterio con los límites máximos permisibles establecidos en la Resolución 610 de 2010.
  3. El análisis de las tendencias temporales y espaciales de la calidad del aire monitoreada en los diferentes SVCA.
  4. La estimación del Índice de Calidad del Aire (ICA) para cada contaminante y estación de monitoreo, el cual permite identificar los efectos potenciales adversos de las concentraciones de los contaminantes atmosféricos en la salud pública.
  5. El cruce de información de las concentraciones de los contaminantes atmosféricos con información de variables meteorológicas.
  6. La aproximación inicial al cruce de información de material particulado con casos de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA).[2]

No obstante, los cambios inmersos de la nueva norma de calidad del aire, ha generado muchos cuestionamientos por parte de las empresas que en la actualidad cuentan con licencias y requerimientos ambientales de sus proyectos. Por lo tanto es muy importante que todos los titulares de las licencias y obligaciones ambientales vigentes realicen una revisión de las mismas, para posteriormente solicitar a la autoridad ambiental la actualización de estos instrumentos de regulación.

Por otra parte, y como se mencionó anteriormente, la exclusión del parámetro PST referencia la necesidad de evaluar contaminantes que tengan un mayor riesgo de afectación a la salud humana, como es el caso del material particulado PM10 y PM2.5. Es importante recalcar, que de ser necesario se podría continuar con la medición del PST, sin embargo, al momento de comparar los resultados con la nueva norma de calidad del aire, se realizaría de forma indicativa, pues no se tiene un limite con cual se pueda comparar.

Otro de los cambios representativos que incluye la Resolución 2254 de 2017, en la incorporación de mediciones horarias para los gases NO2 y SO2. Este es una los aspectos técnicos mas importantes que incluye la nueva norma, anteriormente se consideraba y permitía la medición de estos gases con equipos manuales como es el caso de los rack de gases, ahora la medición horaria que establece la nueva norma implica la instalación de equipos automáticos con el fin de obtener resultados hora a hora, permitiendo identificar los horarios de mayor concentración de cada uno de estos contaminantes.

K2 Ingeniería S.A.S. cuenta con un laboratorio con métodos y equipos acreditados ante el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales – IDEAM, para la toma de muestras de estos contaminantes, razón por la cual nos permite garantizar que los cambios establecidos en la nueva norma de Calidad del Aire, no restringe nuestros operación o servicios, por el contrario, nos permite ofrecer los más altos estándares de calidad y un completo equipo de profesionales a la disposición del cliente. Nuestra compañía permanece a la vanguardia de nuevos procesos, equipos y metodologías, ejemplo de esto, es el Sistema de Vigilancia y Control Ambiental instalado en el aeropuerto Internacional El Dorado, implementado por K2 Ingeniería con el apoyo de socios internacionales desde el año 2015 y en el cual se cuenta con equipos automáticos que permiten la medición de material particulado y gases en calidad del aire, así como el ruido generado por las operaciones aéreas, así como otros proyectos de alto impacto a nivel nacional.

Finalmente es preciso mencionar que la Resolución 2254 de 2017, se construyó para que la exigencia en la calidad del aire vaya aumentando de manera gradual hasta igualar los niveles de las normativas más exigentes del mundo en 2030, siendo esta un elemento para la consecución de un aire limpio para todos.

[1] Revista Semana Sostenible.

[2] IDEAM, Informe del Estado de la Calidad del Aire en Colombia 2011-2015, Bogotá D.C, 2016

 

III Encuentro de Aeropuertos Sostenibles – Agenda académica

 

III Encuentro Internacional de Aeropuertos Sostenibles

Agenda Académica

Miércoles 17 de Octubre

7:30 – 8:00 am

Inscripciones

 

 8:00 – 8:30 am

Palabras de Apertura

Ángela María Orozco

Ministra de Transporte

Juan Carlos Salazar

Director General Aeronáutica Civil

 

8:30 – 8:45 am

The Smart city

 

8:45- 9:30 am

OACI y Sostenibilidad

 

9:30 – 10:15 am

Resiliencia de Aeropuertos y adaptación al cambio climático

 

10:45 – 11:30 am

Planeación estratégica para la sostenibilidad ambiental

 

11:30- 12:15m

Ambiente y Sostenibilidad

 

PM

2:00 – 2:45 pm

Intervenciones Humanitarias y Aviación

 

2:45 – 3:30 pm

Visiones no contempladas del derecho ambiental

 

3:30 – 4:15 pm

Actividades tendientes a minimizar impactos negativos en los aeropuertos de Colombia

Aerocivil

 

Jueves 18 de Octubre

9:00 – 9:45 am

Construir un aeropuerto en un parque natural: más allá de las Certificaciones Ambientales

 

9:45 – 10: 30 am

Construyendo futuro y transformando vidas

 

10:45-11:30 am

Perspectivas de la prevención de la responsabilidad en el cumplimiento ambiental

 

11: 30 – 12:15 m

Sistemas de Monitoreo de última generación para la Gestión Ambiental y de Alertas tempranas. Estudios de caso en aplicaciones aeronáuticas y mineras.

Manuel Amaya

K2 Ingenieria

PM

2:00 – 2:45 pm

Proyecto de Valor Compartido

 

2:45 – 3:30 pm

Plan de compensación y reducción de carbono para la aviación internacional CORSIA

 

3:30 – 4:15 pm

Energías Renovables en el Aeropuerto del Salvador

 

Viernes 19 de Octubre

8:30 – 9:15 am

Adaptación al Cambio Climático

 

9:15 – 10:00 am

Gestión de Cambio Climático en la Industria Aérea

 

10:15-10:45 am

Perspectivas de Sostenibilidad Empresarial

 

10:45 – 11:15 m

Sostenibilidad y gestión social en la construcción de una sociedad en paz.

Leonardo Amaya

Director de Gestión Social SVCA

 

11:15 – 11:45 pm

Los derechos humanos y su promoción en aeropuertos sostenibles.

 

Cierre evento

Para mayor información  https://www.aerocivil.gov.co/cea/educacioncontinuada/encuentrodeaeropuertossostenibles/Paginas/III-Encuentro-Aeropuertos-Sostenibles-2018.aspx

 

III Encuentro de Aeropuertos Sostenibles 17-19 de Octubre 2018 (Bogotá D.C.)

 

Encuentro entre las más importantes entidades a nivel nacional e internacional para intercambiar experiencias en la prestación de los servicios aeroportuarios.

Lugar: Centro de Estudios Aeronáuticos (CEA) Bogotá D.C.

Incripciones

Link directo:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSc-J6Z6aoTjjE2z6UI42vLoX7fWtozQ3aaAz4GTtzemAtE7Uw/viewform?pli=1

 

Monitoreo urbano, TICs y Ciudadanía: ¿Qué tan lejos estamos de ser ciudades Inteligentes?

Con el 96,7% de cobertura geográfica del censo de 2018, el director del DANE informó que el 77,5% de los colombianos viven en las cabeceras municipales, es decir que pese  haber sobreestimado la población a partir de proyecciones durante años, se confirma que somos un país de ciudades.  Lamentablemente ese hábitat urbano ha crecido en un contexto social, económico, ecológico, político e institucional desarticulado, configurándose progresivamente problemas complejos manifestados en fragmentación social, contaminación ambiental, movilidad ineficiente, informalidad, pobreza e inequidad, sumado a una profunda crisis de gobernabilidad.

En este contexto, debemos reconocer que nos encontramos lejos de ser territorios competitivos, basta mirar el índice IESE, ciudades en movimiento 2018 mediante el cual se evalúa, a partir de la gobernanza, planificación urbana, tecnología, medio ambiente, proyección internacional, cohesión social, movilidad y transporte, capital humano y Economía, cuáles son las ciudades más inteligentes en términos de la sostenibilidad y calidad de vida de sus habitantes y nos damos cuenta que Nueva York, Londres, Paris, Tokio y  Reikiavik configuran el top 5, mientras que Buenos aires se ubica en el puesto 76 (de 165), siendo la primera ciudad latinoamericana del ranking, la sigue Santiago de Chile en el puesto 86 y Montevideo en el 100, Bogotá se ubica en el puesto 117 por debajo de San José de Costa Rica, Ciudad de México y Sao Paulo.

En este punto surge la pregunta: ¿Cómo hacemos tránsito de las ciudades que hoy tenemos en Colombia a ciudades inteligentes como las del Top 5 del IESE? La respuesta no es fácil, y seguramente cada quien tendría una o varias alternativas para proponer; y en esa línea nosotros como empresa de conocimiento especializado en ingeniería ambiental, consideramos que la innovación y el uso eficiente y eficaz de las tecnologías de monitoreo permitirían integrar los datos de los subsistemas críticos de la ciudad, que al servicio de la sociedad, podrían generar inteligencia territorial y así superar los desafíos actuales.

Veamos entonces cual es el planteamiento: Las ciudades transitan en tres grandes tendencias, el cambio climático, la irrupción de nuevas generaciones digitales tomando decisiones (Millennials, Centennials) y la integración de tecnologías cada vez más sofisticadas. Estas tendencias se pueden aprovechar utilizando cinco inteligencias: Ambiental (biométrica/ biomímesis), Urbana (Storytelling, espacio público, teoría de las 4D, teoría de las 3D, desarrollo orientado al transporte, urban lab), del ciudadano (innovar con redes sociales: push, pull, networking, customer service), del mercado (el mercado hasta donde sea posible, el Estado hasta donde sea necesario) y de la tecnología (efectos de la cuarta revolución industrial basada en el uso de sistemas físicos cibernéticos).

En tal sentido, la ciudad inteligente obtiene datos de sistemas de monitoreo urbano (ambiental, transporte, energía, salud, servicios públicos e infraestructura), utiliza tecnología de Big data y bajo plataformas de datos abiertos, los pone a disposición de la academia, los sectores productivos y la población en general mediante tecnologías de información y comunicación como portales web, aplicaciones móviles que además de recibir, permiten enviar información y su procesamiento en tecnologías de código abierto.

Así las cosas, el uso de la tecnología, la disponibilidad de datos y los ciudadanos con competencias digitales, organizados en comunidades o redes, que utilizan los recursos abiertos y comprometidos con el desarrollo de la ciudad, es la fórmula que pone a operar las inteligencias que ayudarían a nuestras ciudades a ser relevantes en un escenario global de competencia y cooperación, de retos de sostenibilidad y de compromisos de integración social y superación de la pobreza, reduciendo costos y optimizando el consumo de recursos, con canales de comunicación directos con los ciudadanos, infraestructura adecuada para la generación de empleos de alta calidad, innovación, competitividad y crecimiento de los negocios y acceso rápido a servicios públicos más eficientes.

Sobre esto último se devela una reflexión final que merece la mayor atención: la tecnología de monitoreo urbano se podría obtener y operar adecuadamente pero ¿qué tanto las nuevas generaciones quieren colaborar con los gobiernos locales?, ¿qué tan posible es pasar de gobiernos locales cerrados a otros abiertos y transparentes? Quizá esos son los retos más importantes que debemos superar para lograr ciudades inteligentes que atraigan el talento e iniciativas innovadoras.

 

 

 

 

 

Laboratorios de ensayo en constante actualización

En Colombia la competencia técnica de los laboratorios de ensayo se encuentra determinada por el cumplimiento de los requisitos de la Norma ISO IEC 17025, la cual ha sido modificada en su última versión 2005 a ISO IEC 17025:2017.

En esencia esta nueva versión propone una estructura más compatible con las normas de calidad como ISO 9001, actualiza la terminología incluyendo el Vocabulario Internacional de Metrología y las actualizaciones de la ISO que cuentan con una serie de términos y definiciones comunes para todas las normas relacionadas con la evaluación de la conformidad.

Con el fin de realizar la transición es importante que el sistema de gestión de cada laboratorio identifique cuales son los principales cambios y el impacto que estos tendrían en su sistema de gestión. Entre los más relevantes se encuentran:

  • La versión 17025:2017 adopta la evaluación de riesgos y oportunidades orientados a prevenir efectos negativos en los resultados.
  • La imparcialidad se incluye como un numeral dentro de los requisitos generales a diferencia de la versión 2005 que la mencionaba entre líneas de requisitos relativos a la gestión.
  • El numeral 5.5.2 versión 2005 daba la opción de “Calibrar o Verificar”, la versión 2017 solo contempla la opción “Calibrar”.
  • Se establece de manera general que en la validación debe especificarse el rendimiento de los métodos.
  • En el numeral 7.9 de la versión actual se da un mayor interés al tratamiento de las quejas.
  • Describir un Manual de Calidad dentro del sistema no es un requisito obligatorio para la versión 2017.

Lo anterior aplica para laboratorios acreditados y en proceso de otorgamiento inicial con periodos de transición que serán definidos por los entes acreditadores.

Por otra parte es importante mencionar que las nuevas versiones de métodos de referencia como las Normas ASTM y el Standard Methods adicionan a los laboratorios de ensayo una revisión y ajuste permanente de las metodologías internas, además de validaciones y confirmaciones periódicas que dan lugar a cambios en los límites de cuantificación, patrones de control, entre otros, que estén inmersos en el aseguramiento de la calidad de los resultados; para mencionar un ejemplo, la nueva versión SM Edición 23:2017 Sección 4500-NO3establece 11 cambios respecto a la versión 22 del año 2014.

Si bien es cierto que los cambios anteriormente mencionados tienen como objetivo principal fortalecer la confiabilidad de los resultados, estos también obedecen a distintas condiciones del mercado y nuevos avances tecnológicos, que generan la necesidad de adaptar los correspondientes métodos de referencia. Finalmente, esto nos muestra que la calidad debe estar preparada e inmersa en un proceso de mejora continua y gestión del cambio.