Noticias

Resolución 2254 del 2017, Norma de Calidad del Aire

 

En el mes de noviembre de 2017, el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) publicó la Resolución 2254 de 2017, la cual hace referencia de la nueva norma de calidad del aire como parte de la estrategia del gobierno nacional para proteger la salud de los colombianos.

Esta norma incluye aspectos como la gestión preventiva, mediciones en tiempo real, comunicaciones permanentes con la población del área de influencia y niveles para declarar estados de prevención, alerta y emergencia y pareciera que fuera la respuesta a las últimas emergencias ambientales presentadas en el país, pues según el último informe de calidad del aire del IDEAM entre el 2011 y 2015, las zonas con niveles más altos de contaminación en el país son Bogotá, Ráquira (Boyacá), la Zona Minera del Cesar y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Ahora, si bien esta nueva norma fija niveles máximos permisibles más estrictos para los contaminantes criterios, sus principales objetivos son el de crear gestión preventiva, estándares progresivos y fortalecimiento de la medición de calidad del aire, lo cual se hace inminente ya que según datos de Departamento Nacional de Planeación (DNP), los costos por la contaminación del aire urbano representan un 1,93% del Producto Interno Bruto (PIB) del 2015. Esta polución está asociada a 10.527 muertes y 67,8 millones de síntomas y enfermedades, “de ahí la importancia de actualizar los equipos de monitoreo con el objetivo de determinar a mejor escala espacio temporal el estado de la calidad del aire y contribuir a optimizar las medidas necesarias a favor de la reducción de concentraciones”, aseguró el viceministro Botero[1].

Los cambios más representativos que incorpora la nueva norma son la exclusión del parámetro PST como contaminante criterio y la incorporación de mediciones horarias para los contaminantes NO2 y SO2. Estos cambios son producto un análisis minucioso realizado por las respectivas autoridades que incluyó un procedimiento que consistió en las siguientes actividades principales:

  1. La evaluación de la gestión realizada por las autoridades ambientales en cuanto a la representatividad temporal de la información reportada teniendo en cuenta que en los SVCA permanentes debe existir mínimo una cobertura temporal de 75% al año con respecto al total posible de datos válidos a obtener.
  2. La determinación del cumplimiento normativo mediante la comparación de las concentraciones de los contaminantes criterio con los límites máximos permisibles establecidos en la Resolución 610 de 2010.
  3. El análisis de las tendencias temporales y espaciales de la calidad del aire monitoreada en los diferentes SVCA.
  4. La estimación del Índice de Calidad del Aire (ICA) para cada contaminante y estación de monitoreo, el cual permite identificar los efectos potenciales adversos de las concentraciones de los contaminantes atmosféricos en la salud pública.
  5. El cruce de información de las concentraciones de los contaminantes atmosféricos con información de variables meteorológicas.
  6. La aproximación inicial al cruce de información de material particulado con casos de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA).[2]

No obstante, los cambios inmersos de la nueva norma de calidad del aire, ha generado muchos cuestionamientos por parte de las empresas que en la actualidad cuentan con licencias y requerimientos ambientales de sus proyectos. Por lo tanto es muy importante que todos los titulares de las licencias y obligaciones ambientales vigentes realicen una revisión de las mismas, para posteriormente solicitar a la autoridad ambiental la actualización de estos instrumentos de regulación.

Por otra parte, y como se mencionó anteriormente, la exclusión del parámetro PST referencia la necesidad de evaluar contaminantes que tengan un mayor riesgo de afectación a la salud humana, como es el caso del material particulado PM10 y PM2.5. Es importante recalcar, que de ser necesario se podría continuar con la medición del PST, sin embargo, al momento de comparar los resultados con la nueva norma de calidad del aire, se realizaría de forma indicativa, pues no se tiene un limite con cual se pueda comparar.

Otro de los cambios representativos que incluye la Resolución 2254 de 2017, en la incorporación de mediciones horarias para los gases NO2 y SO2. Este es una los aspectos técnicos mas importantes que incluye la nueva norma, anteriormente se consideraba y permitía la medición de estos gases con equipos manuales como es el caso de los rack de gases, ahora la medición horaria que establece la nueva norma implica la instalación de equipos automáticos con el fin de obtener resultados hora a hora, permitiendo identificar los horarios de mayor concentración de cada uno de estos contaminantes.

K2 Ingeniería S.A.S. cuenta con un laboratorio con métodos y equipos acreditados ante el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales – IDEAM, para la toma de muestras de estos contaminantes, razón por la cual nos permite garantizar que los cambios establecidos en la nueva norma de Calidad del Aire, no restringe nuestros operación o servicios, por el contrario, nos permite ofrecer los más altos estándares de calidad y un completo equipo de profesionales a la disposición del cliente. Nuestra compañía permanece a la vanguardia de nuevos procesos, equipos y metodologías, ejemplo de esto, es el Sistema de Vigilancia y Control Ambiental instalado en el aeropuerto Internacional El Dorado, implementado por K2 Ingeniería con el apoyo de socios internacionales desde el año 2015 y en el cual se cuenta con equipos automáticos que permiten la medición de material particulado y gases en calidad del aire, así como el ruido generado por las operaciones aéreas, así como otros proyectos de alto impacto a nivel nacional.

Finalmente es preciso mencionar que la Resolución 2254 de 2017, se construyó para que la exigencia en la calidad del aire vaya aumentando de manera gradual hasta igualar los niveles de las normativas más exigentes del mundo en 2030, siendo esta un elemento para la consecución de un aire limpio para todos.

[1] Revista Semana Sostenible.

[2] IDEAM, Informe del Estado de la Calidad del Aire en Colombia 2011-2015, Bogotá D.C, 2016